El Ayuntamiento de Benidorm trabaja estos días en las obras que van a permitir la peatonalización del último tramo de la calle Sant Pere, el que discurre entre Maravall y la avenida Armada Española. Una actuación que se está llevando a cabo aprovechando la ausencia de peatones y la drástica reducción de vehículos como consecuencia el estado de alarma, y una vez que el Gobierno de España ha decretado la reanudación de algunas actividades no esenciales, entre las que se encuentran las obras en vía pública.

Según ha indicado el alcalde, Toni Pérez, “hemos dado prioridad a esta obra para que cuando se levante el estado de alarma y la ciudad recupere su normalidad la ciudadanía pueda disfrutar ya de un nuevo espacio peatonal en la primera línea de Poniente”. Toni Pérez ha avanzado que “hemos trasladado a la avenida Jaime I el único vado que había en este tramo, de tal forma que podamos restringir al máximo el paso de vehículos por este punto, limitándolo principalmente al transporte público”.

En estos momentos, se trabaja ya en elevar la calzada a la altura de la acera y del propio Paseo de Poniente, de tal forma que la calle quede con una configuración de plataforma única, con un hormigón impreso simulación de adoquín, asegurando también de este modo la accesibilidad total. Así, está previsto que a finales de la próxima semana esta actuación esté terminada, en cuanto se frese y asfalte el espacio que ocupa actualmente la calzada.

Posteriormente, se instalará un control de acceso en el cruce con la avenida Maravall, para que únicamente puedan circular por este tramo los vehículos autorizados.

Al margen de esta actuación en Sant Pere, que constituye una de las mejoras del Plan de Asfalto del Salt de l’Aigua, en La Cala avanzan las obras de renovación de la red hidráulica de la calle Aigües, con las que se mejorará la captación y drenaje de las aguas procedentes de los barrancos cuando se producen episodios de lluvias.

El alcalde ha recordado que “con esta actuación, valorada en 443.691,23 euros costeados íntegramente por la empresa concesionaria del agua (Hidraqua), vamos a poder captar esas primeras aguas, que son las que bajan con mayor concentración de residuos y suciedad, y derivarlas directamente y de forma efectiva a la red de residuales evitando así que lleguen a la playa”. “De esta forma –ha aclarado- en caso de lluvias muy intensas sólo llegarán a la playa las aguas naturales y limpias”.

Toni Pérez ha apuntado que “esta obra no se va a limitar solo al subsuelo, sino que también va a cambiar la estética de la calle, que va a seguir el modelo del Paseo de Poniente, con el mismo pavimento de gres circular en este caso en tonos azul”. La intención es que “todas las calles perpendiculares a Vicente Llorca Alós vayan adoptando esa misma estética, de cara a la futura renovación de esta avenida y que al enlazar con el Paseo de Poniente adoptará su misma configuración”.