La movilidad sostenible, la transformación digital y la percepción de seguridad que los turistas tienen de la ciudad son tres de los parámetros que identifican y sitúan a Benidorm en una posición aventajada respecto a otros destinos. Así lo ha trasladado hoy el alcalde, Toni Pérez, durante una mesa de debate celebrada en FiturTechY, la sección de la feria especializada en tecnología e innovación para el sector turístico y en la que han tomado parte representantes de los destinos que conforman la Alianza de Municipios Turísticos de Sol y Playa (AMT).

En la que ha sido su primera intervención pública como presidente de la AMT, y a preguntas del presidente del Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), Joan Molas, el alcalde ha indicado que “en todas las reuniones que mantenemos con operadores turísticos siempre nos pregunta por qué estamos haciendo en materia de sostenibilidad, y en este parámetro, que es uno de los ejes del Destino Turístico Inteligente (DTI), tiene mucho que ver la movilidad”.

“Ya hemos diagnosticado que más del 70% de los desplazamientos que se dan en la ciudad son peatonales, lo cual no ha sido óbice para hacer en estos últimos cuatro años una red de más de 75 kilómetros de carril-bici, ciclovías y ciclosenderos, y para peatonalizar no sólo la almendra central sino también aquellas zonas en las que hay más concentración de gente”, ha detallado.

Pérez ha subrayado que “la movilidad es un complemento indispensable para los valores de sostenibilidad que está exigiendo la Generación Z, adolescentes, que son prescriptores del producto familiar”, y de ahí que Benidorm vaya a ahondar en este aspecto siguiendo la hoja de ruta marcada en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS).

Durante la mesa, el alcalde ha situado la transformación digital como base fundamental para “el reposicionamiento de los destinos turísticos”, algo que Benidorm ha trabajado intensamente con el objetivo ya cumplido de convertirse en el primer DTI certificado del mundo. En este sentido, ha señalado que “ya no basta con tener Big Data, sino que hay que saber qué hacer con el dato y dónde o en qué aplicarlo, teniendo siempre en cuenta además que nada de lo que hagamos sirve sino es escalable y replicable en otros lugares”.

También durante la mesa se ha planteado la importancia que el turista da a la seguridad a la hora de elegir destino. En este punto, Pérez ha apuntado que “los índices de seguridad oficiales se calculan en función de la población empadronada, sin tener en cuenta la población flotante, que en el caso de Benidorm puede llegar a las 400.000 personas al día en temporada alta”. Esta fórmula de cálculo, lógicamente, distorsiona la realidad de la seguridad en los municipios turísticos y choca de plano con “la percepción que tienen los turistas y que ahora conocemos gracias al Big Data”.

De hecho, “los datos que obtenemos de encuestas y de las valoraciones de los turistas en redes sociales, sabemos que la gente valora nuestra seguridad por encima del sol y playas, y es nuestro indicador más algo con un 93%”.

Por último, y sobre las perspectivas turísticas para este 2020, el alcalde ha apuntado que “la tendencia es buena; todo lo hablado en la World Travel Market de Londres el pasado noviembre se ha confirmado, y se han despejado algunas incertidumbres” vinculadas al Brexit.